Eliminación de tatuajes y pigmentación

El número de personas que toman la decisión de borrarse un tatuaje va aumentando cada año. Bien sea por razones estéticas, por razones de moda, por gustos o por motivos laborales. Hoy en día gracias a los láseres, eliminar un tatuaje resulta un tratamiento sencillo y que no deja ninguna señal de marca ni cicatriz. El láser actúa realizando un pulso con alta densidad de energía en un intervalo de tiempo muy corto, de manera que consigue desfragmentar el pigmento para su posterior eliminación.

Existen dos principales tecnologías para la eliminación de tatuajes. Los láseres que emiten en nanosegundos y los que emiten en picosegundos. Estos equipos pueden trabajar principalmente en dos longitudes de onda diferentes, 1064 ó 532nm.

Con este láser podrás realizar más tratamientos de lesiones pigmentadas como Nevus de Becker, efélides, léntigos solares y queratosis superficiales. Estos tratamientos suelen necesitar de una sola sesión para su completa eliminación. La ventaja de tratar estas lesiones pigmentadas con láser a diferencia de otros métodos como crioterapia, es que no se realiza ninguna lesión epidérmica por quemadura y por consiguiente una posible hipopigmentación.

También te recomendamos…

Contacta con nosotros

Resolveremos tus dudas en la mayor brevedad posible

Escríbe que quieres buscar y pulsa la tecla Enter para buscar